COMUNICADO: Los trabajadores informáticos de Tandil manifestamos preocupación por la falta de pago a instructores del Plan 111 mil por parte de la CEPIT

Plan 111mil Tandil

El «Plan 111 Mil» fue un programa gubernamental de capacitación en el área de desarrollo de software, iniciado en el año 2017 en todo el país. En la ciudad de Tandil fue ejecutado por distintas instituciones; la principal impulsora, fue la Cámara de Empresas del Polo Informático Tandil (CEPIT), quien en su momento firmó un convenio millonario con el Ministerio de Trabajo para pagar a empleados de empresas de servicios informáticos que se desempeñaran como instructores, facilitadores de los contenidos de dicho plan. Los últimos cursos del plan finalizaron el pasado mes de Marzo, sin embargo, la CEPIT adeuda pagos a los instructores, en algunos casos, desde hace más de 10 meses. Se estima que la deuda asciende al millón de pesos.

Como representantes de los Trabajadores Informáticos de Tandil, a cargo de la delegación local de la Asociación Gremial de Computación, nos hemos involucrado en el tema para buscarle una solución. Nos comunicamos con el Ministerio de Producción y Trabajo, tanto a nivel local como nacional. Supimos que existe un convenio por unos $ 5,1 millones de pesos entre el Ministerio y la CEPIT. El primer pago ($2,8 millones) fue realizado, sin embargo existe un incumplimiento por parte de la Cámara, que no cargó los informes en tiempo y forma durante el desarrollo del curso, razón por la cual no se realizó el segundo desembolso de unos $ 2,3 millones estipulado en el convenio. Ante esta situación se tramita una excepción en la Secretaría de Empleo de la Nación, para salvar esta irregularidad y cobrar el segundo pago. También nos hemos comunicado con la CEPIT, sin embargo, no hemos tenido una respuesta clara, ni voluntad de reunirse con nosotros para avanzar en una genuina solución al conflicto.

Nos llama poderosamente la atención que la Cámara no haya cumplido con las obligaciones del mencionado convenio. También es llamativo el hecho de que si bien la Cámara cobró una suma considerable al iniciar los cursos -$2,8 millones-, a los instructores les hicieron facturar de manera mensual, sin embargo se les pagaba cada tres meses.

Ante esta delicada situación, aguardamos respuesta por parte de la Dirección de la Región Pampeana del Ministerio de Producción y Trabajo a la solicitud formal de una reunión entre todas las partes, con carácter de urgente para llegar a un acuerdo, presentada el pasado 26 de Abril. Como trabajadores, reclamamos el pago inmediato de las deudas para con los instructores, ajustando dichos montos por inflación según INDEC y según corresponda en cada caso; ya que no podemos aceptar que los problemas administrativos repercutan en el poder adquisitivo y el bolsillo de quienes de buena fe brindaron su confianza y su trabajo para garantizar este Plan de capacitación tan publicitado y controvertido. Solicitamos a su vez, un compromiso por escrito, ante Ministerio y escribano público que garantice su cumplimiento y brinde tranquilidad a los instructores.

Más allá de las valoraciones que podamos tener sobre la implementación de este plan, como Asociación Gremial de Computación de Tandil, consideramos inadmisible la demora y la falta de pagos a los colegas informáticos que han desarrollado la tarea de instrucción de estos cursos. Estamos convencidos de que la mejor forma de avanzar es a través del diálogo entre todas las partes involucradas. Nos ponemos a disposición para realizar cualquier acción a nuestro alcance para resolver este conflicto y seguir potenciando el desarrollo de la industria informática tanto a nivel local como nacional.

                     Manuel Alonso                                            Comisión Directiva
                    Delegado Tandil                                                    Nacional

ASOCIACIÓN GREMIAL DE COMPUTACIÓN. POR UN SINDICATO ORGANIZADO Y ADMINISTRADO POR LOS TRABAJADORES INFORMÁTICOS

Deja un comentario